Skip to main content

Gran actividad volcánica en la península de Reykjanes.

Estos últimos meses Islandia ha vivido un gran enjambre sísmico que ha dado por el momento una pequeña serie de erupciones que no han pasado desapercibidas y el eco internacional ha sido lógicamente mas que notable.

Península de Reykjanes

La península de Reykjanes está localizada en el suroeste de Islandia, Posee una población de 20.415 habitantes aproximadamente y su capital es Keflavík. Alberga el aeropuerto internacional, el principal punto de entrada para Islandia, y el balneario geotermal de Blue Lagoon.

Muy cerca de esta localización se encuentra Grindavík convirtiéndose muy nombrada en los medios por las recientes y cercanas erupciones a su núcleo urbano.

Erupciones recientes:

Es posible que un gran depósito de magma se haya acumulado justo debajo de la superficie, alrededor de la ciudad de Grindavík. No es una noticia sin importancia ya que ha dado cómo resultado una serie de espectaculares erupciones volcánicas.

2020 fue un año marcado por la pandemia debido a la COVID-19 pero los habitantes de la Isla también lo recordarán por el inicio de un nuevo periodo de actividad volcánica en la península, hay que remontarse 800 años atrás para encontrar la última erupción en esta península hasta que el 19 de marzo entró en erupción en la zona de Fagradalsfjall.

La erupción de Fagradalsfjall tuvo lugar el 19 de marzo a las 21:30 horas. Habían sufrido varias semanas de temblores y terremotos constantes, señal de que la actividad volcánica era inminente. Los sismógrafos registraron más de 53.000, y aunque la mayoría no se sintieron, algunos alcanzaron los 5,7 grados en la escala de Richter y causaron daños menores en edificios. La erupción se alargo hasta septiembre de ese mismo año.

El volcán Fagradalsfjall volvió a entrar en erupción el 3 de agosto de 2022, con una duración mas corta de tres semanas en el valle conocido cómo Meradalir muy próximo a la zona de la anterior erupción. La grieta que formó fue de 300 metros de largo, y 20-50 metros cuadrados de lava escupida cada segundo durante el inicio de la erupción, según la Oficina Meteorológica de Islandia.

Fagradalsfjall está situado en un valle protegido y deshabitado, y aunque su cámara magmática es profunda, el flujo de lava fue efusivo y no explosivo. Por lo que no supuso una amenaza para las infraestructuras y visitar la zona fue segura.

El 10 de Julio de 2023 volvió a entrar en erupción en la zona llamada Litli-rutur, la erupción duró poco menos de un mes aunque tuvo un inicio potente el cual ocasiono un importante flujo de turista visitando la zona.

La situación volcánica actual ha dado un nuevo episodio de ereupciones y esta vez con una repercusión muy grande en los medios debido a su proximidad a la población de Grindavík, de la planta geotermal de Svartsengi y de la conocida Blue Lagoon, por el momento se han tratado de erupciones de escasa duración pero que han obligado al cierre de la zona y a la evacuación del pueblo de Grindavík de 3800 habitantes aproximadamente, la ultima erupción ha tenido lugar el 14 de enero de 2024.

¿Es seguro visitar Islandia?

Con todos estos acontecimientos es muy normal hacerse esta pregunta y son muchos los correos y mensajes que nos llegan al respecto y aunque gracias a estas erupciones y vulcanología hacen de esta isla un lugar extraordinario para viajar es normal que nos entren estas dudas a la hora de planificar nuestro próximo destino.

Hay que tener en cuenta que Islandia es un país que esta muy acostumbrado a este tipo de eventos, tanto sus habitantes cómo los equipos de emergencias, llevando un control de la situación y una normalización extraordinaria por lo que bajo nuestro punto de vista es que Islandia sin duda es un lugar a visitar y disfrutar de esta maravilla de la naturaleza.

Cómo decíamos al principio del articulo, la actividad volcánica de los últimos años se encuentra muy próximo al aeropuerto internacional de Islandia pero no habiendo ocasionado ningún tipo de cancelación de vuelos ni ninguna problemática a todos los turistas que han continuado visitando la isla.

Todos tenemos en mayor o menor medida el caos aéreo producido en Islandia cómo consecuencia de la erupción en 2010 del volcán Eyjafjallajökull y es por lo que erróneamente a veces se piensa de que pueda volver a suceder lo mismo con estas últimas erupciones, hay que destacar que la erupción del 2010 se origino debajo de un glaciar y fue esta conexión de hielo y fuego la que ocasionó las enormes columnas de ceniza que efectivamente paralizó el trafico aéreo por unos días.